REFLEXIÓN. ¿Cómo orar cuando estoy desanimado?. By Fabian Massa


 Imagen
Muchas veces me ha pasado que me siento mal de ánimo, por algo que quiero y no lo puedo conseguir. Ante éstas situaciones, las cosas peligrosas para nuestra alma son: 
1.      Caer en la queja
2.      Malhumorarse
3.      Desanimarse
4.      Perder la fe y la esperanza
5.      Caer en una mala actitud
6.      Discutir con todo el mundo
7.      Enojarse con Dios y perder la gracia y la bendición
8.      Cuando llegamos a este punto, ya estamos en un verdadero DESASTRE .

Mitología cananea.


Un estudio breve sobre la mitología de Canaán, por Adrián Pablos & Fabián Massa

Después de la confusión de Babel (Gen. 11.6 – 7) el texto da a entender que hubo una lucha por permanecer en el lugar. Después de esa batalla de Babel, los descendientes de cada uno de los hijos de Noé tomaron una dirección distinta. Es importante entender que si bien estos datos volcados en el papel son estáticos, la realidad era bien dinámica: Todo se daba a la vez y las distintas corrientes se superponían a lo largo del tiempo, cambiando los polos de poder de una nación a otra.

Los semitas permanecieron en Mesopotamia, extendiéndose Joctán (árabes) a la península arábiga,  Elam (parte de Irán), Media y Asiria (región al norte de Irak, comprendida por los ríos Tigris y Éufrates).

Los Jafetitas tomaron las islas del Mediterráneo, Turquía, Grecia, Italia, Europa y Rusia oriental.

Los camitas tomaron los territorios de la actual Palestina, Israel, Siria, Egipto, Etiopia, Sudán y Libia. Se hicieron fuertes en Lud (Turquía), y las Islas de Creta y Chipre. Estos también poblaron la India, hasta que fueron desplazados por las invasiones Arias (indoeuropeos) hacia el 1.500 c.a.C.

Luego de esta breve introducción  sobre la dispersión de los tres hijos de Noé, nos centraremos en Canaán.

Una breve noticia sobre Canaán[1]

Antes de entrar de lleno en el tema de la mitología de los pueblos cananeos, es necesario dar una descripción, a fin de ubicarnos frente al tema. Como vimos en el capítulo anterior, luego de la batalla de Babel los hombres se agruparon conforme a sus nuevas lenguas en diferentes clanes. Los camitas se extendieron sobre una extensa área que comprende parte de:

  1. Oriente Medio: La actual Palestina, Israel, Siria y oeste de Arabia.
  2. África: En los territorios de los actuales países: Libia, Egipto, Etiopía, Sudán, y norte de Kenia.
  3. Asia: Valle del Indo,(Valle del rio Indo en la India y Pakistán)

El territorio de Canaán está situado entre el mar Mediterráneo y el río Jordán, abarcando parte de la franja sirio-fenicia conocida también como el creciente fértil.[2] (Lo que se conoce también con el nombre de Levante Mediterráneo[3])

La denominación de este territorio con el nombre de Canaán, data aproximadamente del  año 3000 a.C. Los romanos, durante su extensa dominación, le cambiaron el nombre por Palestina[4] como represalia inmediata contra los hebreos tras sofocar su rebelión de 132-135 d.C.

La importancia de los Cananeos para la cultura occidental radica principalmente en la invención de nuestro actual sistema alfabético y de escritura, al desarrollar las letras a partir de los jeroglifos egipcios, asociando una letra al sonido inicial de cada uno de los objetos representados por los signos. El signo correspondiente a “casa” pasó a ser la letra Beth, o B, por asociación con el primer sonido de ese signo (Beth significa casa en cananeo, arameo, hebreo y árabe). El sistema de escritura inventando por los cananeos es la base de todos los demás alfabetos semíticos, y a través de ellos, del alfabeto y de la escritura griega, latina, rusa, gótica, india y mongol.

Sigue leyendo

Los Nombres de Dios. 2° Parte


LIBRO DEL ÉXODO – PARASHA VAERA 6/ 2:16

2 Dios habló con Moshé y le dijo: « (Yo soy) YHVH. 3 Aparecí ante Abraham, Itzjak y Iaacov como El Shadai, pero por Mi Nombre YHVH no Me hice conocer ante ellos.
Antes de Moisés, los Patriarcas conocían al Señor por su Nombre de El Shadai, El Dios Todopoderoso, El Omnipotente.
Cuando Dios visita a Abraham en su tienda y le anuncia a Sara que de ahí a un año van a ser padres, siendo tanto Abraham como ella ya viejos, (Gen. 18.11 a 19) El Señor le pregunta a la risueña Sara:” ¿Hay algo difícil para mi?”
A Abraham, Isaac y Jacob, Dios se les presentó como Dios de Pactos y de imposibles, por que todo lo que El Señor les prometió eran imposibles si lo hubieran querido hacer en sus propias fuerzas. En los Patriarcas está el comienzo de Israel como Nación.
Entonces podemos también mirarlo de esta manera:
“Cuando la Nación de Israel eran incipiente, El Señor se les revelo como quien podía resolver todos sus problemas, por que para Él todo es posible”

Los Nombres de Dios. 1° Parte


 

Libro del Éxodo 3.13- Parasha Shemot

          «13 Y dijo Moshé a Elokim[1]; He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo, El Elokim de sus padres me ha enviado a ustedes; si ellos me preguntaren; ¿Cuál es su nombre? ¿Qué les responderé?»
         14 Y Hashem[2] dijo: «Eheie asher Eheie», Y Él dijo: «Así dirás a los Hijos de Israel: Seré me ha enviado a vosotros». 15 También le dijo Dios a Moshé (Moisés): «Así dirás a los Hijos de Israel: El Eterno, el Dios de vuestros antepasados, el Dios de Abraham, el Dios de Itzjak (Isaac) y el Dios de Iaacov (Jacob), me ha enviado a vosotros. Éste es Mi Nombre por siempre, y éste es Mi recuerdo, de generación en generación.

¿Dios Creó un Hombre o una Humanidad?


A.   Dos lecturas de Génesis 1.27[1]

27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. RV60
Una persona que lee este versículo en la RV60, interpretará que Dios hizo Un solo Hombre, al que llamó Adán.
Ahora bien, si la persona parte de otra traducción de la Biblia, como por ejemplo en la NVI:
27 Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. *Hombre y mujer los creó…
O si tomamos la Biblia Peshitta[2]
Creó, pues, Dios al género Humano…
De la comparación entre estas traducciones, podemos entender que Dios creó una humanidad a la cual bendijo para que se multipliquen y llenen la Tierra (Génesis 1.28)
La traducción hombre de Gen. 1.26 y 27,  corresponde al término hebreo Adám(Strong 120) que significa: Rojizo, un ser humano o la especie humana, varón, gente.
Al respecto comenta el diccionario Caribe[3] (extracto):

Jesús y el ciego de nacimiento.


En Jn. 9.1 a 7 la Biblia cuenta la historia de un hombre ciego de nacimiento. Jesús y sus discípulos pasaban por allí y entonces se desarrolló el siguiente diálogo:

–          Le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego?
Porque la creencia popular era que semejante desgracia (en aquellos tiempos un hombre en esa situación estaba obligado a vivir una vida miserable como mendigo) solo podía ser un castigo de Dios.

Sigue leyendo