Reflexión. Cómo hacer crecer la Iglesia, según la Biblia.


96684-biblia

En el capítulo 2 del libro de los Hechos, se relata la llenura del Espíritu Santo sobre la iglesia primitiva en el Día de Pentecostés. De lo mucho que hay para escribir y meditar en esta oportunidad solo quiero referirme a un solo aspecto (que quizá es uno de los que no se toca casi nunca): El tipo de prédica que dio Pedro.

El sermón del apóstol fue decididamente de confrontación y exhortación:

36. «Sepa, pues, con certeza toda la casa de Israel que Dios ha constituido Señor y Cristo a este Jesús a quien vosotros habéis crucificado.»
Esto, seguramente habrá ofendido a muchos, pero algunos fueron tocados para bien:
37. Al oír esto, dijeron con el corazón compungido a Pedro y a los demás apóstoles: «¿Qué hemos de hacer, hermanos?»
38. Pedro les contestó: «Convertíos y que cada uno de vosotros se haga bautizar en el nombre de Jesucristo, para remisión de vuestros pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo;
39. pues la Promesa es para vosotros y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos, para cuantos llame el Señor Dios nuestro.»
40. Con otras muchas palabras les conjuraba y les exhortaba: «Salvaos de esta generación perversa.»

STUDY. La Profecía de Los Falsos Maestros. By Fabian Massa


Imagen

2 En el pueblo judío hubo falsos profetas, y también entre ustedes habrá falsos maestros que encubiertamente introducirán herejías destructivas, al extremo de negar al mismo Señor que los rescató. Esto les traerá una pronta destrucción. 2 Muchos los seguirán en sus prácticas vergonzosas, y por causa de ellos se difamará el camino de la verdad. 3 Llevados por la avaricia, estos maestros los explotarán a ustedes con palabras engañosas. Desde hace mucho tiempo su condenación está preparada y su destrucción los acecha.
2 Pedro 2.1 – 3
El pasaje es muy claro, Pablo nos anticipa que lo que ya se veía en su tiempo era algo que llegó para quedarse: Personas que entendieron que el evangelio también puede ser un “Buen Negocio”.
La estrategia de estos predicadores es sutil, (encubiertamente introducirán herejías destructivas) porque los cambios que harán son ínfimos pero vitales.
Uno de estos cambios consiste en predicar constantemente un mensaje de salvación de los problemas cotidianos mediante la impartición del “Ungido” convirtiéndose de esta manera el predicador en una especie de “Manosanta” (Gurú) que por la imposición de manos o por la “Declaración de Poder” solucionará todas las dificultades de su congregación.
Pero la Escritura tanto en el A. T. como en el N .T.  dice  que las bendiciones siguen a los están intentando sinceramente caminar conforme a lo que Dios dice:
a.       Antiguo Testamento, Deuteronomio 28.1 – 6. (NVI)
»Si realmente escuchas al Señor tu Dios, y cumples fielmente todos estos mandamientos que hoy te ordeno, el Señor tu Dios te pondrá por encima de todas las naciones de la tierra. Si obedeces al Señor tu Dios, todas estas bendiciones vendrán sobre ti y te acompañarán siempre:
»Bendito serás en la ciudad,
    y bendito en el campo.
»Benditos serán el fruto de tu vientre,
    tus cosechas, las crías de tu ganado,
los terneritos de tus manadas
    y los corderitos de tus rebaños.
»Benditas serán tu canasta
    y tu mesa de amasar.
»Bendito serás en el hogar,
    y bendito en el camino.[a]